¿Cómo hacer Jabón de Glicerina? – Recetas

como hacer jabón de glicerina

El jabón de glicerina es un jabón natural que ha sido fabricado con una base de glicerina. Son bastante mejores para nuestra piel que los jabones artificiales que vemos habitualmente en el supermercado.

Si quieres saber cómo elaborar un jabón de Glicerina que se precie, debes conseguir obligatoriamente una base de glicerina a la que tendremos que darle color y aroma.

Esto es lo mínimo que necesitarás para un jabón básico, pero si quieres obtener mayores beneficios del jabón, sigue leyendo y te contaremos cómo añadir más propiedades a tu jabón y te recomendaremos las mejores herramientas para que puedas darle al jabón tu toque personal.

¿Hacer Jabón en Casa?

Los jabones caseros que te enseñamos a hacer en esta página tienen la ventaja de que tienen como base la glicerina, a la que se le pueden añadir ingredientes que darán al jabón aromas y  colores. Si además te preguntas cómo hacer un jabón en casa que tenga propiedades que mejoren el aspecto y la salud de la piel te recomendamos que añadas ingredientes que ayuden a mejorar las propiedades del jabón.

Los jabones de glicerina terminados son muy hidratantes para la piel. El alto contenido de glicerina provoca que los jabones se descompongan más rápidamente en el agua que los jabones con menos glicerina, esto hace que baño contenga mucha más espuma y deje la piel mucho más suave.

Para aprovechar al máximo las posibilidades de la glicerina es muy importante incluir ingredientes que se pueden añadir para dar propiedades que harán que tu jabón casero sea mucho más saludable y de un mejor aspecto a tu piel que uno comercial.

Además de todo esto los jabones se pueden usar tanto para desinfectar las manos como para el cuerpo y se puede hacer con niños con el acompañamiento de un adulto. De esta forma integramos a toda la familia.

¿Cómo se hace el Jabón Casero con Glicerina?

Los jabones hechos con bases de Glicerina se denominan habitualmente jabones de «disolver y verter» o en inglés jabones «Melt and Pour», por la facilidad que ofrecen a la hora de hacer un jabón de primera calidad.

¿Te preguntas cómo se hace el jabón? Pues la verdad es que su sencillez es extrema. Compra la base de glicerina, caliéntala, añade el resto de ingredientes a tu jabón y listo. Cuando se endurezca ya podrás cortar tu jabón y usarlo en tu ducha o bañera… No hay nada como hacer jabón casero de una forma tan fácil.

La gran mayoría de los jabones se pueden reutilizar para hacer un nuevo jabón de glicerina, y esto pasa porque la glicerina es un subproducto natural del jabón. Hacer jabón casero con glicerina es como hacer jabón de forma artesanal, pero con un procedimiento más sencillo.

¿Cómo hacer jabón casero natural sin sosa?

jabon de glicerina

Muchas de las personas que hacen jabones de glicerina en casa se hacen esta pregunta y descubren que los jabones de glicerina son una excelente forma de hacer un jabón natural sin productos químicos.

La sosa es un ingrediente extraído de forma química que es común en muchos productos de limpieza y jabones industriales. Es un ingrediente perfectamente conocido y seguro, sin embargo desgraciadamente no es un ingrediente natural, por lo que muchas personas prefieren evitarlo. No hay nada como hacer un jabón casero natural.

Las recetas de jabón de glicerina que mostramos en Glicerina.top se basan en las bases de Glicerina preparada que se pueden encontrar en el mercado.

El jabón se obtiene ablandando y calentando un bloque de base de jabón de glicerina. Una vez que se ha disuelto se obtiene una base más sencilla y densa de espesor parecido a un gel.

Si optas por adquirir directamente un jabón tradicional no tendrás que hacer nada, los jabones artesanales ya contienen glicerina (aceite «sobrante» del procedimiento de saponificación).

Si utilizas una base de Glicerina no te tienes que preocupar por el proceso de saponificación, que no es más que la reacción química que resulta de la unión de los aceites, sosa y agua.

¿Cómo se hacen los jabones artesanales?

Aunque por supuesto tanto el jabón de Glicerina artesanal de toda la vida como el industrial sirven perfectamente para aportar una limpieza profunda, hay diferencias notables. Vamos a verlas

Jabón artesanal

Un buen jabón artesanal contendrá Glicerina en su composición básica, ya que como hemos explicado es un componente que si no se separa, se forma de manera natural tras la reacción de saponificación de las grasas o aceites que lleve el jabón.

La Glicerina es muy beneficiosa tanto para la piel como para el cabello y por lo tanto merece la pena invertir unos euros en ella.

Jabón comercial industrial

Un jabonero industrial recuperará la glicerina para sacar beneficio con su venta de forma separada, ya que dispone de maquinaria y tecnología para conseguir una glicerina pura de gran calidad.

Se incluirá sal en la mezcla resultante del proceso de saponificación para poder extraer la capa de glicerina por separado y venderla. El líquido que queda en la parte superior será la Glicerina, que tendrá que pasar un proceso de refinado para que se obtenga una calidad y pureza suficiente para el mercado. Los restos no aprovechables se retirarán.

Uno de los usos más populares de la glicerina una vez separada del jabón es como edulcorante en los alimentos para diabéticos, ya que no eleva los niveles de glucosa. Se utiliza también en cocina como elemento de relleno y espesante.