¿Cómo hacer jabón de glicerina con avena?

¿Cómo hacer jabón de glicerina con avena?
¿Cómo hacer jabón de glicerina con avena?

Receta

0.5 Kg de glicerina
120 gramos de avena
Una cucharadita y media de aceite de almendras (opcional)
60 gramos de almendras tostadas (opcional)
1 a 2 cucharadas de miel (opcional)
Recipiente para fundir
Papel encerado


Las tiendas de toda la vida tienen una amplia gama de bases de jabón de glicerina para usar: a menudo incluyen ingredientes beneficiosos para la piel, como la leche de cabra, la manteca de karité y el aceite de oliva. Elijas la base que elijas, escoge siempre una receta que mantenga la avena en suspensión. De esta forma nos aseguraremos de que no se hunde en la base del jabón durante el proceso de enfriamiento y se mantiene el efecto exfoliante de la avena a medida que se va gastando la pastilla de jabón.

Las bases de glicerina son excepcionalmente fáciles de usar, ya que en esencia, solamente hay que calentar la base de glicerina para hacerla líquida, incluir todos los ingredientes volcándolos en un recipiente y después dejar enfriar y cortar. Facilísimo.

Es evidente que la glicerina es difícil de conseguir, no habrás visto mucha en tu supermercado habitual de confianza (razón por la que hemos dedicado esta web especializada), generalmente se puede comprar una barra ordinaria de jabón y esencialmente disolverlo, incluir el cereal y dejar que se enfríe.

En ausencia de la glicerina, cualquier jabón sólido servirá como base, aunque probablemente costará un poco más derretirlo según los químicos con los que esté compuesto. Recomendamos siempre la glicerina por tener un origen más natural, recuerda que cuanto mayor calidad, mejor sensación en la piel.

En el caso de que utilices recipientes de metal o plástico como molde que no estén hechos explícitamente para crear jabones, forra las paredes del recipiente con papel especial para poder extraer el bloque de jabón resultante de forma más sencilla, una vez hecho saca el jabón del recipiente. Te recomendamos en cualquier caso que utilices moldes de silicona, ya que hacen más sencillo el demoldado y deja un bonito dibujo en el jabón.

Si no has adquirido un molde, cuando se haya enfriado el jabón agradecerás haber usado el papel, se nota enormemente la diferencia. Algunos productores de jabón artesano incluso cubren sus moldes con aceite. Esto evita que el jabón se adhiera a los lados de las formas rectangulares y cuadradas. En el caso de que se estén usando moldes con formas concretas y no muy rectas es mejor no forrarlos, ya que esto haría que el resultado perdiera calidad y el grabado que queremos conseguir quizás no nos salga plasmado muy bien.

Llegado a este punto muele el cereal. Agrega la avena y májala para que quede desintegrada en granos de menor tamaño, puedes ayudarte de herramientas como un rodillo. Cuanto más uniforme sea el resultado obtenido, mejor.

Si decides añadir almendras a la avena molida y mezclar todo hasta que ambas estén fusionadas en un polvo fino obtendrás un aroma y una intensidad en tu jabón resultante mucho mejor. Ten cuidado de no pasarte con las almendras o al final obtendrás un jabón de almendras en lugar de un jabón de avena.

Funde la glicerina. Para ello colócala en una olla y dale poca intensidad a la vitrocerámica. También puedes ponerlo todo en un recipiente a prueba de calor y colocarlo en una sartén cargada con agua caliente, todo vale en el mundo de la cocina.

Pero si lo que quieres es ganar en comodidad desde Glicerina.top te recomendamos que derritas la glicerina en el microondas. Hacerlo es tan sencillo como poner la glicerina en un tarro de vidrio y calentarla teniendo cuidado de parar el microondas y volverlo a poner en marcha hasta que esté completamente derretido, es importante hacerlo poco a poco para que se derrita de una forma uniforme. Asegúrate de ir moviendo el jabón cada vez que pares el microondas para que el resultado sea completamente uniforme y se derrita sin quemar nuestra glicerina. Si utilizas esta opción recuerda, siempre mejor cuantos más intervalos

Elijas la opción que elijas, una vez tengas la glicerina caliente en estado líquido viértela en un recipiente grande y añade la avena o la mezcla de almendra y avena si has decidido añadirla junto con la glicerina fundida una vez tengas el contenido, asegúrate de que mezclas bien todo sin dejar grumos.

Si deseas añadir miel o aceite de almendras al jabón, recuerda añadir estos elementos a la glicerina derretida antes de agregar la avena y las almendras. De esta forma los líquidos se distribuirán uniformemente. En este punto se pueden agregar diferentes ingredientes aromatizantes e hidratantes como el aceite de oliva o los aceites esenciales, algunos de los aceites y esencias más utilizadas por los artesanos tradicionales son la lavanda y la flor de azahar.

Una vez tengas la mezcla de jabón caliente preparada tan solo hay que vertirla en el molde y esperar a que el jabón se enfríe. Es recomendable dejar enfriar el jabón durante al menos 2 horas a temperatura ambiente para no deteriorar el resultado

Te animamos a que compres todo lo necesario para hacer este fantástico jabón visitando el siguiente enlace. También podrás descubrir otras recetas y resolver dudas.