¿Cómo Secar Lavanda?

¿Cómo Secar Lavanda?

La lavanda es una de las flores con mejor aroma que se pueden encontrar, desprende un olor suave y único que ha hecho que esta flor sea sea una de las más populares para colonias, jabones y cosméticos en general.

Usos de la Lavanda Seca

La flor de Lavanda Seca tiene numerosos usos, pero uno de los más populares es para la decoración, ya sea de forma individual o creando bonitos ramos con otras plantas como las rosas blancas o amarillas secas. También podremos usar las flores secas para ponerlas en cuencos con un poco de aceite esencial y tener una preciosa decoración a la vez que conseguimos aromatizar la estancia. Por último también resultan muy interesantes como ingredientes añadidos a nuestros jabones de glicerina.

¿Cómo Secar Flores de Lavanda?

Secar flores de lavanda es sencillo, usaremos un sistema similar al que hemos aplicado a la hora de secar rosas.  Necesitarás los siguientes materiales e ingredientes.

Agua 
Lavanda Fresca
 Glicerina Líquida
Recipiente Estrecho y Alto

En primer lugar deberemos conseguir las flores de lavanda. Estas flores son algo difíciles de conseguir directamente en el campo, ya que no suelen abundar mucho en estado silvestre ni en España ni el latinoamérica. Si vives en España plantarlas en el jardín puede ser una excelente opción, ya que crecen muy bien de forma natural en un clima mediterráneo. De hecho las mayores producciones están en Guadalajara (España) y la Provenza francesa. Si no puedes plantarlas siempre podrás adquirirlas frescas en una floristería.

Una vez que tengamos las flores debemos conseguir que nuestras flores de lavanda queden bonitas estéticamente. La flor de la lavanda sale de un tallo muy alargado con unas pequeñas hojas que salen perpendicularmente. Aunque las hojas son pequeñas y no habría ningún problema si se dejan es aconsejable dejar únicamente el tallo con la flor para ganar limpieza y que destaque más la flor.

Cuando tengamos la lavanda a nuestro gusto debemos sumergir todos los tallos de las flores en un recipiente (tipo jarra o jarrón) con agua con sal durante un día. Un vaso de agua con una cucharada de sal será suficiente.

Una vez el día haya pasado saca las flores del recipiente, corta en oblicuo el final del tallo (2 cm) y aplástalo hasta que se abran las fibras del tallo. Esto ayudará a que absorba mejor la mezcla que vamos a preparar.

Prepara la mezcla de glicerina líquida. Un par de vasos de agua caliente (sin que llegue a hervir) y un vaso de glicerina líquida bien diluida serán suficientes para obtener las proporciones correctas.

Cuando tengas la mezcla y las plantas listas coloca en un recipiente estrecho y alto (como una jarra o jarrón) las plantas para que vayan tomando la glicerina líquida durante una semana.

Cuando pase la semana saca las flores de lavanda, átalas por el tallo y cuelgalas con la flor hacia abajo en un sitio oscuro y sin luz directa (la barra del armario puede ser un buen lugar).

¿Pasa algo si no utilizo Glicerina y simplemente dejo secar la lavanda?

Realmente no, las plantas pueden secarse perfectamente al natural, pero la glicerina hará que tengan un aspecto mucho más vivo y aportará flexibilidad extra a las flores, haciendo que no se rompan tan fácilmente y mejorando su conservación a lo largo del tiempo (que es el objetivo final cuando secamos las flores).

Comprar Lavanda Seca

¿Te gustaría disfrutar de la belleza de esta planta, pero no tienes tiempo de hacer todo el proceso de secar la flor de lavanda? No te preocupes, te dejamos algunas opciones a la venta para que puedas disfrutar de la lavanda sin tener que hacer nada, la recibirás cómodamente en tu casa.

Echa un vistazo a nuestra sección para aprender más técnicas de secado con glicerina con otras flores diferentes.

Última actualización el 2020-06-11 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados