Manómetro de Glicerina

Manómetro de Glicerina
Manómetro de Glicerina

Los manómetros de glicerina son los más elegidos sobre otros medidores en seco por dos motivos principales: el rendimiento y la alta rentabilidad. Los manómetros con una carga líquida se cargan con un fluido espeso, normalmente suele ser glicerina o en su defecto a veces también se utiliza el aceite de silicona. A pesar de su precio algo superior al de otros manómetros, sin duda merece la pena, ya que pueden funcionar en condiciones más difíciles.

Manómetros de glicerina en comparación con los tradicionales

La explicación principal que explica que sea mejor comprar un manómetro de glicerina que un medidor en seco es la vibración. En los manómetros tradicionales en seco, las conexiones frágiles y los piñones son propensos a sufrir daños por vibraciones, lo que provoca una ejecución deficiente. En un manómetro cargado con glicerina, el relleno de glicerina disminuye el impacto de las vibraciones adecuadamente, haciendo que el marcador del manómetro sea más preciso.

La humedad es otro de los mayores rivales de los manómetros en seco. La acumulación de partículas de agua puede dificultar la lectura correcta del marcador, incluso puede llegar a tener errores graves a bajas temperaturas si llega a formarse algo de hielo. Sea como fuere, la glicerina soluciona este problema. Los manómetros cargados con glicerina se fijan y se aislan completamente del exterior, con ello evitan la acumulación interna de humedad o hielo. Al permanecer sellados su funcionamiento está perfectamente protegido.

La decisión del líquido que se utilice para el llenado depende del uso que le queramos dar al manómetro, sin embargo, la glicerina se utiliza regularmente para trabajos a temperatura ambiente y el aceite de silicona se utiliza normalmente para trabajar a temperaturas más extremas.

¿Por qué comprar un manómetro de glicerina

Los manómetros cargados con glicerina tienen una duración mucho más prolongada que los habituales sin fijación hermética debido a su carga con líquido espeso. Aunque inicialmente su coste pueda ser algo superior al de un manómetro tradicional, después de algún tiempo, esta ventaja de la estructura se convierte en un claro ahorro de costes.

Los fluidos internos aseguran el funcionamiento contra cualquier cambio extremo de temperatura o vibración externa, factores de desgaste habituales en los manómetros convencionales. Al suavizar las perturbaciones producidas por la temperatura y la vibración, los manómetros cargados con glicerina son menos difíciles de examinar mejorando el control de los datos y las mediciones.

En los medidores convencionales, las acumulaciones de humedad causan problemas al no percibirse tan claramente el marcador. Esto puede provocar errores graves en mediciones con condiciones de alta humedad, hay que tener en cuenta que un manómetro ininteligible es un medidor inútil.

Los manómetros de glicerina son una respuesta con garantías en regiones de alta humedad, la glicerina evita que la humedad penetre en el medidor. Debido a las prestaciones superiores que ofrecen, los medidores cargados con glicerina se utilizan normalmente en procesos de trabajo en situaciones más extremas.

Precio de los manómentros de glicerina

La inversión a realizar cuando un cliente se decanta por un manómetro de glicerina es muy claramente superior al gasto que supone un manómetro convencional, lo que hay que tener en cuenta en realidad es la ventaja a largo plazo. Un manómetro de glicerina ofrece una mayor seguridad contra la vibración, pulsaciones y desgaste por humedad. Esto hace que el medidor de glicerina sea un instrumento fuerte y confiable.

¡Echa un vistazo a nuestros artículos!