¿Cómo hacer jabón de Glicerina con Romero?

jabon de glicerina con romero
como hacer jabon de glicerina con romero

Son múltiples los beneficios que ofrece una buena receta de jabón con romero como ingrediente principal al cuerpo y a la mente.

Esta hierba aromática está llena de nutrientes que mejoran la piel, logrando que luzca saludable y naturalmente bella. El romero hace que gane firmeza y elasticidad.

No solo se usa en aceites esenciales o en infusiones, el romero también es empleado para fabricar jabones con propiedades únicas para la relajación de los músculos.

Gracias a las particularidades antioxidantes del romero, los jabones de romero y glicerina retrasan las señales del envejecimiento cutáneo y favorecen la regeneración celular, así que es muy indicado para tratar casos de dermatitis, picaduras de insectos, eccemas y otras afecciones leves (consulte a su especialista médico si la afección es seria).

Su capacidad antiséptica activa la circulación de la sangre, evitando que se forme celulitis. La planta puede utilizarse para todo tipo de piel, da igual que sea grasa o seca, aunque en los jabones de glicerina los beneficios de sus propiedades higroscópicas pueden llegar a beneficiar en mayor medida a las pieles secas. También puede utilizarse en el rostro y el cuero cabelludo y es apta para niños y adultos.

Beneficios del jabón romero

Al ser un antioxidante natural, conserva el estado sano tanto de la piel como el cabello.

Trabaja como otros antiinflamatorios, de ahí que sea recomendado como jabón de uso diario para quienes tienen dermis sensibles o con tendencia al acné.

Las propiedades tonificantes de esta hierba aromática ayudan al crecimiento capilar debido a los nutrientes que penetran los folículos pilosos; asimismo sana los casos de la caspa seborreica y brinda mejor aspecto a cabellos grasos.

Los efectos del jabón de romero con glicerina son notables en cualquier persona; para empezar, limpia a profundidad los poros, sacando los puntos negros enterrados y sanando brotes de acné; también cura casos de eccemas y dermatitis leve; puede retener la humedad natural del tejido cutáneo, dando fuerza a su capa externa y recuperando el tono natural que con el tiempo va perdiendo.

Las líneas de expresión y arrugas se ven reducidas con el romero y la glicerina; este jabón es regenerador y suavizante. Su aplicación frecuente combate el estrés, elimina el insomnio, alivia el dolor muscular y ayuda a desinflamar las articulaciones.

Además tiene unos profundos efectos relajantes para la mente, ya que su suave y aromático aroma relaja los sentidos.

Comprar una pastilla de Jabón de Romero

Nos gustaría que te animases a hacerlo, pero sabemos que el día a día a veces no nos permite hacer el jabón con nuestras propias manos. Te damos una solución para que tengas el mejor jabón de romero

¿Cómo se hace el jabón de romero y glicerina?

Ya que sabes todo lo que ganas con el jabón de romero y glicerina, solo queda aprender a prepararlo.

Aceite esencial de Romero
Hojas de romero seco
Aceite de oliva o girasol
Base de Glicerina
2 cazuelas de acero inoxidable (Una grande y otra pequeña)
Paleta de madera
Cuchillo
Moldes para hacer jabón


  • Con un cuchillo desmenuza la glicerina, derrítela al baño María; para eso usa un par de cazuelas.
  • Con la cuchara de madera, mueve la glicerina de forma continua sin permitir que se formen burbujas. Cuando la glicerina esté líquida, se añaden las gotas de aceite de oliva o girasol. Preferiblemente de oliva por sus mejores propiedades hidratantes.
  • Tras mezclar los ingredientes citados, se incorpora la esencia de romero, en unas 6 gotas.
  • Lo siguiente que hay que hacer es colocar las hojas secas de romero, troceándolas con la mano. Hay que mezclarlas de forma enérgica. Si es posible usar una batidora. Esto ayudará a crear un jabón más exfoliante y aromático.
  • El resultado de esta masa se lleva a los moldes en los que se deja por lo menos medio día, hasta que se solidifique.

Si te hacen falta utensilios e ingredientes puedes encontrarlos en nuestra siguiente sección: